Páginas vistas en total

viernes, 24 de octubre de 2014

Bullyng para Irina

Quiero una nota en todos los medios a la maestra de Irina, a la directora de la escuela de Irina y si fuera posible, a los padres de los acosadores de Irina y a los acosadores de Irina. El problema es que en otra ciudad va a ser igual. Los líderes negativos de cada curso, o grado, los nenes de mamá, los nenes banana, estarán esperando con ansias la llegada de Irina en cualquier otra escuela, para seguir con el "trabajo" de sus malos compañeros de Cruz del Eje.
No es el lugar, es la educación, los valores desvirtuados, pero no de ahora si no desde que tengo uso de razón. Ahora tiene nombre. BULLYNG, antes no sé, no tendría nombre porque se sufría y padecía esta situación espantosa en silencio, o sólo con los sonidos del llanto, de la congoja.
Ahora tiene nombre, está en las noticias, hay fundaciones pero parece y sepan disculpar, que en el seno de los establecimientos escolares, a los responsables del bienestar de los chicos, que no sólo deben aprender a sumar, restar, escribir, etc y que de paso tan bien tampoco les va, deberían saber que a igual que un niño con hambre, un niño que sufre de la burla de los demás, en forma constante, sin tener oportunidad alguna de demostrar cómo es, cómo siente, qué le pasa, todo su valor afectivo e intelectual; jamás podrá salir y abrirse al mundo con las mismas ventajas.
Seguramente hay profesionales, docentes, en distintos cargos, atentos y trabajando para que estas cosas dejen de suceder entre las paredes de una escuela pero parece que no es suficiente. Ojalá los que sí están preocupados hagan ver a sus colegas sobre la gravedad de la burla sistemática sobre la salud mental de los acosados.
Irina, sos hermosa y valiente. Sí, hay que ser valiente para tomar esa determinación y buscar un nuevo lugar. Empezar de nuevo ¡otra vez! Sé que es muy difícil ser indiferente, ignorarlos, sobre todo si para ello también estás sola, más allá de tu familia. Si tuvieras aunque sea una compañera que te haga sentirte su par, porque lo sos, hacerte sentir fuerte. Ojalá olvides todo lo malo y puedas construir(te) un presente sin tanto dolor y vivir una vida normal. Con fortaleza, templanza y en compañía de tu familia.
En lo que a mí me toca, jamás he festejado la burla y eduqué a mis hijas, en el mismo sentido.
Agrego, tus maestras, toda la escuela deberían estar pidiéntote, ahora mismo, perdón, por ser tan ignorantes

http://www.minutouno.com/notas/341937-un-caso-bullying-que-conmociona-le-decian-gorda-y-se-va-la-ciudad

lunes, 28 de julio de 2014

Hoy vi gente

Hoy vi gente
Hoy vi gente como yo, que caminaba y se subía la solapa. Hoy vi gente como yo, que luego de unas cuadras, y en la vereda del sol, se bajaba la solapa.
Vi gente acompañada. Vi gente con gente. Vi gente pensando. Gente caminando. Gente corriendo. Gente andando en bici. Gente mirando gente. Gente feliz. Gente charlando. Gente en silencio. Gente con niños. Gente corriendo. Gente comiendo. Gente triste. Gente mirando a lo lejos. Gente mirando su I-Phone. Gente besándose. Gente peleándose. Gente retando niños. Gente comprando. Gente paseando perros. Gente vendiendo. Gente durmiendo al sol. Gente indiferente. Gente apurada porque sí. Gente maleducada. Gente harta. Gente que me sonrió. Gente manejando. Gente hablando. Gente abrazando. Gente sola entre la gente. Que leía. Que se hacía la que leía. Que sentada en un café, miraba
para afuera, al resto de la gente. Como yo.

martes, 24 de junio de 2014

Con la luna y el lucero


La ciudad al borde. Amanece. Se estira. Se prepara. Se despierta. Se asoma de la niebla, lista, con su gente, a trotar otro día. La luna y el lucero, sus testigos.

sábado, 8 de marzo de 2014

Mujer



Que el día en que las mujeres recibimos tantos halagos,
tantas palabras estimulantes,
tantas palabras bonitas,
tantas palabras de reconocimiento.
Tantas palabras, en general.
Que este día sea,
el día para despertar una mirada sincera
no sólo hacia el presente si no hacia el futuro.
Hacia la realidad.
El futuro de nuestras niñas.
Que el tiempo de jugar sea el tiempo de jugar.
Y que el tiempo de crecer,
el de madurar, sea el justo.
Que sea una elección, de la futura mujer.